Encontré En Ti Un Refugio Perfecto

Esta tarde mientras escuchaba una canción de Daniel Calveti, la cual se titula “La niña de tus ojos”, de repente empecé a escribir lo que a continuación os voy a compartir. Fue algo inesperado y no buscado.

“Encontré en ti un refugio perfecto”, nace de las vivencias que me tocó vivir en plena adolescencia.

Encontré En Ti El Refugio Perfecto

Me abriste la puerta que otros me cerraron.

Me abrazaste cuando otros me hicieron daño.

Encontré en ti un refugio perfecto; eres mi único consuelo.

He conocido a través de ti el perfecto amor.

Solo tú llegaste a secar mis lágrimas, solo tú entendiste mi dolor.

“Dicen”, que no eres real, pero yo me aferro a ti cada día más.

Todavía no entiendo ni comprendo cómo me puedes amar, cuando te he fallado tanto…

No me importa que me crean loca, si con ello permanezco siempre a tu lado, bajo tu mano, bajo tu sombra.

No me sueltes nunca, porque en mi debilidad, puedo cometer el error de abandonar tu protección y tu perfecto cuidado.

Guía mis pasos hacia el camino que me has creado; para mí eres mi perfecto regalo.

Ya no temeré la oscuridad ni mis noches en vela, pues tú estarás conmigo como fiel centinela.

  Sé que cada uno de mis pasos están contados.

¡Nada se escapa de tus manos!

    Destinatario: Dios

 

 

Toqué el cielo el día que te conocí

beach-1094040_640

Toqué el cielo el día que te conocí.
Toqué el firmamento con la primera mirada que cruzamos.
Toqué la cima de la montaña más alta cuando me dijiste que sí.
Toqué una estrella al ver tu rostro apoyado en mí.
Toqué el lucero de la mañana cuando nos prometimos amor eterno.
Toqué mares cuando nos dimos el primer beso.
Toqué tu corazón cuando tuve que decirte “hasta siempre”.
Tocaste mi alma cuando me respondiste con un “hasta luego”.
Recuerda y no olvides, que “siempre te amaré con amor eterno”.

Mensaje de Navidad

Mensaje de Navidad

Llegando estas fechas, nos volvemos más solidarios, con cierta sensibilidad por todo lo que ocurre a nuestro alrededor, más susceptibles y compasivos. Nuestro corazón tiembla más por lo que vemos y oímos en la televisión y en las redes sociales.

Con todo esto quiero traer una pequeña reflexión. ¿Qué ocurre a partir del 7 de enero? Volvemos a la rutina, al trabajo, las preocupaciones y no tenemos tiempo de ver más allá de nuestras narices.

La “Navidad” son todos los días, aunque se celebre en estas fechas con más ahínco. Regala todos los días del año, amor y si puedes traer un poco de felicidad a los que la necesitan, hazlo. ¡No hay mayor satisfacción!

Os deseo de todo corazón, que en este nuevo año, podáis ver vuestros sueños cumplidos.

¡Feliz Navidad y Próspero Año 2014!