Recuerda que porque te vean inferior , no tienes por qué ser el más débil.

Recuerda que porque te vean "inferior", no tienes por qué ser el más "débil".
Recuerda que porque te vean “inferior”, no tienes por qué ser el más “débil”.

El título de este post, vale para todas las áreas de nuestra vida, ¡¡recuérdalo!!

¿Cuantas veces nos ha sucedido situaciones, en las que nos han reclamado cierta cantidad de dinero, cuando el error ha sido creado por otro? Si me dices que a ti esto no te ha sucedido, entonces te felicito y te digo que si no te ha pasado antes, te puede pasar en el futuro. Cuando esto te llega a pasar, casi siempre, tendemos a creernos la respuesta que nos dan y al final pagamos.

¿Por qué nos creemos a rajatabla lo que nos dicen y no pedimos una segunda opinión?


Por ignorancia, por buena fe, porque te ves “inferior” al lado de los “grandes”…(qué se yo), pero lo hacemos y nos quedamos inertes sin hacer nada al respecto, ni intentamos tomar otra vía, (otra consulta), que nos confirme si esto es así o no.

Recuerdo que con la compra de nuestro piso, la gestoría que nos llevaba los papeles, cometió un error y por ese error (que ellos cometieron), me querían hacer pagar 700 y pico euros. Mi cara era un poema y no os podéis hacer una idea, de cuanta indignación tenía con todo esto. Me dirigí al “defensor del consumidor“, les expuse todo lo sucedido, y para mi sorpresa, me dijeron que no se podía hacer nada y que teníamos que pagar lo que me estaban solicitando. El motivo que me dieron para justificarse era, que habíamos firmado en los papeles de la hipoteca, que todos los gastos que se derivaran, iban por cuenta nuestra. ¡Pero esto señores, no son gastos! ¿Cómo? ¿Que tengo que pagar? ¿Por qué? ¿Quién cometió el error? ¿Dónde está el “defensor del consumidor” y sus “abogados”? Ufffff!!!!! 😦

No me creí para nada lo que me dijeron y no me iba a quedar de brazos cruzados!!

¿Qué puedo hacer ahora? Pedir una segunda opinión y eso hice. Me dirigí al banco y hablé con el director de la sucursal y al terminar de explicarle lo sucedido, él asumió que el fallo había sido de la gestoría y que por ello, yo no tenía por qué pagar, por algo que no había hecho. Pero claro, él no me demandaba esta cantidad, esta orden venía de la central. ¿Y ahora que?

Esto que a continuación hizo él, se lo agradeceré eternemente,  porque él se podría haber callado, y se  podría haber reafirmado, de que yo lo tenía que pagar y punto, pero no, sacó su lado humano y se mojó. Me dijo cómo hacer un escrito, que fuese dirigido al mismo banco, en el que tenía que poner que si no se solucionaba mi situación, yo iba a interponer una reclamación al Banco de España y así lo hice. Pasados unos días, volví a hablar con él para preguntarle que si sabía algo y me dio la grata sorpresa, de que el banco había rectificado y que no tenía que pagar. 😀

Y ahora te pregunto:

¿Qué situación estás viviendo en estos momentos? ¿Has pedido una segunda opinión? ¿Confías en ti o has tirado la toalla?

Quiero que sepas que si crees en ti mism@, puedes hacer que tu situación cambie de rumbo. 🙂

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s